Cantautores como Hoagy

Los cantautores me revuelven las tripas. Su música es muy buena, no suena a nada, y sus letras suelen ser una oda a su ego que no le interesa ni a su portera. Aunque hay raras excepciones. Hoagy Carmichael es una de ellas. Este señor era un fuera de serie que escribía canciones fabulosas en las que no hablaba de sí mismo y se acompañaba de un piano rebasando con amplia ventaja el límite armónico de los tres acordes. Conozco a Carmichael por sus apariciones en Tener o no tener, que no considero exactamente una película, porque la dirigió Howard Hawks, la historia se basaba en una novela de Hemingway, el guión era de William Faulkner y Humphrey Bogart y Lauren Bacall se hicieron novios rodándola. Yo no sabría decir lo que es, pero desde luego NO es una película.

ImagenEn medio del efecto narcótico que producen los diálogos pluscuamperfectos de Tener y no tener, y de ese repertorio de actitudes que se han convertido en arquetipos cinematográficos, el siempre humilde Hoagy toca sus cancioncillas.  Algunas veces canta él y otras hace que canta Lauren Bacall. Lauren Bacall no cantaba ni en esta película que no es tal ni en El sueño eterno. A la felina Lauren en sus momentos musicales la doblaba, para que no se perdiera la continuidad con su aterciopelada voz de contralto, un cantante jovencito llamado Andy Williams. Lo que interpretaba Hoagy Carmichael y que me dejó turulata la primera vez que lo oí y para siempre es el Hong Kong Blues, un tema nada fácil de cantar, y que un Hoagy descarado y burlón toca como nadie. Por cierto, en la versión cinematográfica la letra dice que es el sweet lucum lo que no deja volver al protagonista de la canción desde Hong Kong a San Francisco, algo bastante improbable. En la versión original, no sometida a censura, es el sweet opium lo que mantiene al pobre desgraciado atado lejos de su hogar. Eso ya nos lo creemos más.