Cheburashka

Encontré la foto de Cheburashka en un Tumblr plagado de fotos inquietantes sin saber quién era. Era una foto muy curiosa, pero no revelaba en toda su esencia la tristeza y la melancolía que algunos personajes como Cheburashka son capaces de transmitir. Tal vez porque el de la foto no es Cheburashka mismo, sino un hombre-muñeco-anuncio que camina por una plaza de San Petersburgo disfrazado de Cheburashka. Y sonríe.

Supe quién era Cheburashka al publicar su foto en Facebook y preguntarme quién sería. Una chica contestó simplemente “Cheburashka” añadiendo el enlace a un vídeo en el que aparecía Cheburashka, una criatura creada para los niños soviéticos. Un pequeño animal sin especie definida que en una selva supuesta y prototípica cae por accidente en el interior de una caja de naranjas y llega a la civilización. El hombre que lo encuentra dormidito en la caja de fruta trata de sentarlo, pero Cheburashka resbala una y otra vez de la silla. De ahí viene su nombre, de la transformación tan típica en la lengua rusa de un verbo en este caso cheburatsa, “caerse”– en un apelativo cariñoso.

Cheburashka Y no sé qué más decir. No sé si son sus ojos enormes, sus orejas desproporcionadas o su naturaleza despeluchada, a mí Cheburashka me desarma. Me da unas ganas de llorar por algo que no sé lo que es que me muero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s