La inquietante escritora de Cornualles

Casi todo el mundo ha leído Rebeca, o al menos ha visto la película dirigida por Hitchcock basada en el mismo libro. Ese nombre de mujer que da título a la novela más famosa de Daphne du Maurier se convirtió en España en una forma de referirse a las chaquetas de punto sencillas y recatadas como la protagonista que las luce en la película, aunque esa protagonista no sea Rebeca, sino una humilde heroína  a la que su creadora, en el colmo de la genialidad, ni siquiera puso un nombre.

Y también Rebeca da su nombre a un síndrome en el que una mujer siente celos de la anterior pareja de su novio o su marido a pesar de que ella ya haya muerto.  Pero yo quería hablar de otro libro de du Maurier, en el que se recogen varios cuentos que escribió siendo muy joven, cuando apenas tenía 19 años y que he leído en mi Kindle: The Doll.
Todos y cada uno de los relatos que lo integran reflejan sin excepción la profunda falta de fe en las relaciones humanas (sean del tipo que sean) de la joven Daphne. Y ese universo inquietante hasta lo indecible en el que viven asfixiados sus personajes, y que pondrá el sello personal al resto de su obra, ya está presente en las primeras historias breves de esta autora que para escribir se marchaba a una casa solitaria entre rocas en la costa de Cornualles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s