La bola entró

Hay vídeos que me hipnotizan, que veo una y otra vez desde el principio hasta llegar al momento en el que alcanzan su clímax y me parto de la risa. Y juro que siempre me vuelven a dar la misma risa. Uno de esos vídeos es de aquella época gloriosa en la que los tenistas aún jugaban con raquetas de madera y lucían bracitos de alumno de 8º de EGB…

Como los de John McEnroe, el genial tenista que en los años ochenta se convirtió en la imagen emblemática del hombre airado, cabreado, estafado…, sempiterno disputador de bolas que los injustos jueces daban por malas. El “injusto juez” de este vídeo colgado en YouTube debía de ser inglés, porque el partido se disputaba en Wimbledon, y el pobre señor sólo sabe mostrar un flemático desconcierto cuando McEnroe le pega un bocinazo tal, que hace tambalearse los cimientos del mismísimo imperio británico y su concepto del fair play.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s