Apoteosis kitsch

Las figuras de porcelana de la valencianísima firma Lladró tienen una característica que las hace especiales: o te encantan o te horripilan. Por ejemplo, a los japoneses les fascinan y la marca está presente en el mercado nipón desde los años setenta. En la otra cara de la moneda, muchos recordamos con escalofríos esas figuras decorando el salón de nuestras madres, y más de uno se habrá llevado un grito hipohuracanado por haber estado a punto de romper alguna. Porque son carísimas…

Michael Jackson visitó la fábrica de Lladró en 1992 (o sea, que el Rey del Pop era un Lladró-fan en toda regla) y propuso a sus dueños crear una figura a su imagen y semejanza para comercializarla con fines benéficos. Pero al poco tiempo surgieron las primeras denuncias de menores contra Jacko y el proyecto quedó en nada. Bueno, queda el prototipo de la figurilla, una joya que cualquier día de éstos sacarán a subasta por un precio estratosférico…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s