I believe in Billy Wilder

Berlín, 1961. El Muro se acaba de construir para separar en dos esta ciudad donde James Cagney, jefe norteamericano de la Coca-Cola en Alemania y un trepa de mucho cuidado, intenta hacer méritos para que le destinen a Londres. Y mucho mérito tendrá hacerse cargo de Scarlett, la alocada hija de su máximo responsable de Atlanta (EE.UU.), que llega a Berlín de vacaciones dispuesta a todo.

El arribismo en la industria del refresco lo interpretó Cagney como nadie

Scarlett desarrolla a lo largo de la película un embrollo mayúsculo que no voy a desvelar… Un lío que culmina con Cagney cruzando a Berlín Este para intentar negociar con tres rusos locos y la ayuda de su escultural secretaria, Fräulein Ingeborg. La Danza del Sable, de Jachaturián, es la imprescindible música de fondo para la secuencia clímax de Uno, dos, tres, la película más desopilante del maestro Wilder.

Anuncios

Un comentario en “I believe in Billy Wilder

  1. Que decir una comedia de ritmo endiablado donde los gags se suceden uno tras otro. Sin pausa practicamente. Una de las mejores de siempre, particularmente entre las diez mejores comedias de la historia del cine sin duda alguna. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s