La bóveda del fin del mundo

En un búnker de diseño posnuclear situado en un remoto territorio noruego se guardan celosamente las semillas de 50.000 especies vegetales de todo el planeta. Un almacén subterráneo que permitiría a los supervivientes de un futuro fin de los tiempos comer lentejas o ver caer las flores de los cerezos en primavera después de la catástrofe.

Dicho así casi suena a broma, pero este proyecto, que se viene desarrollando desde 1983, tiene como objetivo preservar la biodiversidad y asegurar la alimentación de la población mundial en el tiempo que está por venir y del que podemos esperar cualquier cosa… Por eso el búnker, entre otras características, está preparado para resistir una posible subida del nivel del mar causada por el cambio climático.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s